Ricardo Salamanca, el mago del píxel

Bocetista y diseñador gráfico, hablamos en exclusiva con el artista chileno considerado el ilusionista de la imagen digital.

Texto SOFÍA BONELLI

¿Qué tienen en común Lego, Mercedes Benz, Playstation y Louis Vuitton?

Sí son marcas de gran impacto, con fuertes inversiones en publicidad, sus imágenes derrochan creatividad y tienen un genio que se esconde en cada detalle de su comunicación visual. Ese ojo experto que plasma en un boceto e interviene en la fotografía para dar con escenarios tan irreales como cercanos es el artista chileno Ricardo Salamanca. Cuenta con más de 20 años de trayectoria, da cátedra gracias al talento innato por el dibujo a mano, y siempre agrega una dosis extra de humor y creatividad a sus historias visuales. Este referente mundial de la posproducción sostiene que “un común denominador de mis trabajos es que trato de que cada fotografía hable de lo que sucedió antes y después de lo que ves. Por eso es que me considero un enfermo del detallecito, de cada esquina de la escena, de lo más mínimo y desapercibido”. Amante del mix que combina la fotografía y la ilustración es también capaz de lograr que su retoque digital explote para dar con un cocktail visual efervescente de hiperrealismo, crudeza y atmósferas sombrías y recargadas. “El color lo preparo a mano, tratando de imitar a los pintores renacentistas que trabajaban a la luz de la vela y no de la cámara… Creo que cuando está todo muy oscuro o claro, siempre se pierden los detalles, por esa razón nunca hay zonas quemadas ni completamente oscuras en mis trabajos. Me gusta generar un clima y esa preferencia no es casual. De joven crecí mirando los cuadros de Velázquez y Rembrandt, los verdaderos maestros de la luz”.

Ir más allá de la propuesta de una marca, transmitir un mensaje o, como siempre intenta Salamanca: “hay que desafiar e impactar”, no es tarea sencilla. Ganador de numerosos premios internacionales que incluyen el bronce en Cannes, el Grand Prix de San Sebastián, el de Nueva York y el de Londres, además es fundador de su propia usina de arte: el Estudio Salamágica. Ubicada en Santiago de Chile, cuenta con un equipo de trabajo compuesto por siete personas, expertas todas en 3D, dibujo, fotografía y retoque digital así como también, con capacidad para atender cuestiones relativas a tratar de vender desde una cerveza Stella Artois hasta una consola de Playstation, tanto en Chile como en Medio Oriente. “Es un proceso largo poder llegar a trabajar como a uno se le da la gana. Estudié dos años en el Inacap (N de la R.: una institución chilena de diseño y comunicación), después hice una práctica en Ogilvy y sin aún haber terminado los estudios me contactan de Leo Burnett como bocetista. De a poco, me fui metiendo en la publicidad con mayor libertad”. Tanta, que pudo encabezar cómodo el podio indiscutido del ranking CGA (Computer Graphic Artist) con una seguidilla de premios de renombre. Sin embargo, el premio más importante es la influencia que genera ante el ojo de miles de jóvenes y expertos que buscan en él una chispa de emoción, un mensaje que inspira y no deje de sorprender. “Es reconfortante el reconocimiento pero hay una cuestión mucho más interesante: cuando la gente vé mis trabajos se siente más atraída por el arte que hay en ellos que por la publicidad en sí misma. Ese es mi objetivo, complementar dos mundos. Sino fíjense en el clásico ejemplo, los affiches de Toulouse-Lautrec. El genial pintor que fue el primero en sacar el arte a la calle con los afiches del Mouline Rouge”.

Para Bridgestone

Colgate

Top Destinos : Torre Eiffel

Cerveza Modeio

Sus favoritos

Fotógrafos: Richard Avedon, Ale Burset y Eugenio Recuenco
Artistas Plásticos: siempre admiré a Andy Warhol.
Directores: Stanley Kubrick, John Carpenter, John Waters.
Escritores: me gusta mucho H.P Lovecraft, Edgar Allan Poe, Stephen King.
Músicos: Arcade Fire, Daft Punk, The who, Yeah Yeah Yeahs, entre otros, y para trabajar me gusta mucho la música industrial como la de Rammstein.

Nota dentro de la sección REFERENTES en la edición promocional de febrero-marzo 2014.

Deja un comentario

  • No hay productos en el carrito.