Imágenes que ladran

Guau! es el tercer libro de fotos recopiladas, editadas y publicadas por los fotógrafos Fernando de la Orden y Manuel Fernández, y la diseñadora gráfica Mariana Zerman. Una colección original desde la forma de convocar a los autores hasta cómo lo financian y
distribuyen.

Texto ALEJANDRA BUSTOS

Un perro de raza mestizo mira de costado con sus ojos saltones mientras se lame los genitales. Así se presenta la tapa del libro objeto Guau! 2014, el tercero de la Colección Pianopiano. Es una provocadora recopilación de 113 imágenes de perros retratados por profesionales y aficionados, seleccionadas por los fundadores del proyecto, los fotógrafos Fernando de la Orden y Manuel Fernández, y la diseñadora gráfica Mariana Zerman.

Los autores además, se reconocen como coleccionistas, recopiladores de imágenes y curiosos del trabajo de otros. Guau! tiene 136 páginas y viene en tamaño de bolsillo, el libro objeto mide sólo 18 x 13 cm, para dejar sobre una mesa ratona y que lo hojeen los curiosos. Incluye fotos en blanco y negro, sepia o color. Los más de 90 autores que allí participan aportan diversidad en matices, mensajes y estilos; justamente esta condición es lo que le da el sello característico a la publicación. Además, en esta obra aparecen los escenarios más disímiles que tienen código postal en el norte, centro y sur del país, y algunas imágenes del exterior, como Afganistán, Ecuador y Montevideo. El proyecto tiene como antecedente otros dos títulos, al igual que el presente, de dos mil ejemplares cada uno, Bicis/Bikes 2010 y Yosoy 2012, una serie de bicicletas y otra de autorretratos, respectivamente.

De bicis, autorretratos y perros
La historia comienza cuando el fotógrafo Fernando De la Orden se encontró con varias fotos personales de bicicletas que le motivaban para hacer algo, pero al mismo tiempo, consideraba que era poco el material. En sus ganas de realizar un proyecto más ambicioso prestó atención al movimiento de los grupos en las redes sociales. Corría la época de auge del Fotolog en donde empezaban a sectorizarse los grupos con intereses comunes. Así, se encontró con los fanáticos de las bicicletas y sus fotos, entre las cuales había muchas que le gustaban. Esto le disparó la idea de convocar a nuevos autores para reunir material y adicionarlo al suyo. Después de mucho buscar, consiguió de sponsor a una bicicletería que le permitió financiar el 80 por ciento del proyecto. “No somos fanáticos ni de los perros ni de las bicicletas. Se trata de elegir un tema y hacerlo crecer”, explica De la Orden.

Primero empezaron a recibir las fotos por mail y el paso siguiente fue abrir una cuenta de Facebook (ColeccionPianopiano). El proyecto fue multiplicando participantes en cada número. Con el libro de las bicicletas recibieron alrededor de 500 imágenes, con el de los autorretratos, 2000 y con el de los perros, unas 4000. La condición de convocatoria abierta al público fue
un gran atractivo que se viralizó entre los participantes. Además, hoy mucha gente tiene una cámara a mano y la posibilidad hacer una buena imagen con un smartphone, que a través de este proyecto, puede aparecer impresa en una publicación junto a imágenes tomadas por la reconocida fotógrafa Alejandra Sanguinetti, por ejemplo. “Es muy divertido elegir el tema y empezar a abrir los mails para ver las propuestas de fotos y que todas está buenísimas”, se fascina De la Orden.

Los tres fundadores son los editores del libro, pero en la edición fotográfica siempre agregan 2 especialistas más. Se juntan un día a ver todo el material y van realizando preselecciones hasta quedarse con las elegidas. En temporada alta de trabajo, se reúnen una vez por semana ya que cada uno tiene sus actividades. Pero el proyecto es mucho más demandante de lo que supone. “Desde que tenemos el grupo de Facebook es más fácil porque mandamos los flyers para la convocatoria y vamos contando al público cuántas fotos van quedando, y cuando tenemos la lista de elegidos, la anunciamos”, cuenta De la Orden que especificaademás que el trabajo más arduo viene después de la selección. Además de tener que resolver el tema de la financiación, tienen que contactarte con cada uno de los fotógrafos para que, una vez elegidos, envíen la foto en alta calidad y convencerlos de que deberán firmar unos papeles en donde les ceden los derechos para que luego no haya problemas.

“Con el segundo libro, Yo soy de autorretratos, nos gustó la idea de crear una comunidad. Era justamente verles la cara
y, además, sacarse fotos a uno mismo es un tema muy recurrente sobre todo en los fotógrafos que empiezan. Es un ejerciciobásico de la fotografía en donde vos te retratás también para probar y evaluar funciones de la cámara”, explica De la Orden y agrega que la dificultad de ese tema estaba en conseguir sponsors. “No sabíamos por dónde empezar a buscar auspiciantes y tuvimos que hacer un sistema de preventa. Fue una financiación colectiva casera y cerrada. Pensaron en qué cantidad de libros debería comprar cada uno de los integrantes para poder afrontar la inversión, y así pusieron entre todos”, recuerda el autor. Finalmente, con Guau! lograron concretar el número editorial también con el aporte de todos, pero más organizado. Fue a través de Idea.me, una web para Latinoamérica basada en el modelo estadounidense crowdfunding, de financiamiento colectivo. Se sube a la web un video con la presentación del proyecto a financiar y el público pone su voto y aporte. Si pasado un determinado período de tiempo se junta el 100 por ciento necesario, se pone en marcha la idea; de lo contrario, se devuelve la plata a los que apostaron por el proyecto.

La distribución es otro capítulo duro de roer para los autores. Las distribuidoras se quedan con casi el 70 por ciento de la ganancia del producto, para emprendedores de baja escala, el negocio es fatal. Y a las pequeñas librerías hay que dejar en consignación y luego repetir la fatigosa tarea de llamar para vender y pasar a cobrar si sólo se vendió uno. Cada libro cuesta al público $ 120. Para este número planean una entrega a domicilio y compra a través de su cuenta de Facebook. Aún no está definido el próximo tema. Les gustaría llegar a armar una colección de números para formar una serie. Sin embargo, cada vez que empiezan un proyecto, los impulsores de Colección Pianopiano concentran su sueño en concretarlo, sin pensar en lo que sigue.

Nota dentro de la sección EMPRENDEDORES en la edición promocional de febrero-marzo 2014.

Deja un comentario

  • No hay productos en el carrito.