Eugenio Recuenco

”The little prince”, Ganador del Gold Lion en el Cannes Lions International festival of creativity. Producida para The Madrid Book Publisher Association.

“Me gusta la fotografía como medio mágico de representar la realidad”

Madrileño y multifacético, Eugenio Recuenco es un referente de la fotografía de moda y publicidad. Ilusionista de la escena, en sus fotografías recrea grandes escenarios de producción casi cinematográfica. Con él nos comunicamos para hablar de su estilo, sus trabajos y su mundo fantástico.

Fotos EUGENIO RECUENCO • Texto SOFIA BONELLI

Autorretrato de Recuenco para el calendario Lavazza 2012

¿Cómo identificar una foto Recuenco? Sencillo. Hablamos de grandes producciones, opulentas y recargadas, escenarios dignos de un cuento de hadas y montajes fascinantes, en las que no faltan: modelos internacionales, vestuarios hechos a medida y una firma con alto presupuesto. Sin embargo, este madrileño de 45 años, que hoy disfruta de recibir las invitaciones a las fiestas más selectas y de tener la oportunidad de trabajar con total libertad, confiesa no ser parte del mismo sistema. “Con la moda me llevo como ellos quieren, no me pueden reclamar nada porque a las fiestas que me invitan no voy. No me gusta la fotografía publicitaria y tampoco me muero por llevar el último suéter del mercado. Creo que, a veces, para ser fotógrafo de moda es más importante tu fachada que tu trabajo.”
Autodidacta desde sus comienzos, a los 16 años revelaba fotografías mientras estudiaba dibujo y para poder pagarlo, era chofer de un taxi. Hoy este fotógrafo estrella tanto en moda como en producciones publicitarias recrea imágenes bajo un trabajo de pre producción minucioso, donde el estilismo, el decorado y la iluminación son fáciles de relacionar con un cuadro de El Greco, famoso por el uso de colores intensos y porque la luz parece salir de los personajes.
Recuenco tiene una legión de marcas que lo siguen. La firma Versace es una de ellas. Son también de la partida otras grandes de la moda como: Nina Ricci, Loewe, Yves Saint Laurent, Gaultier, Diesel y la lista es extensa hasta incluir la firma de bombones dorados Ferrero Rocher o las cápsulas de café Nespresso. A la par de los avisos publicitarios y las producciones de moda para grandes editoriales como GQ, Vogue, Maxim y Vanity Fair, la construcción de una identidad visual fue parte de un proceso que hoy lo hace inconfundible.
Para que nos cuente de sus trabajos y preferencias a la hora de fotografiar, con él nos comunicamos y ésto nos contestó:

-Estudiante de bellas artes, profesor de dibujo…
¿Cómo nació su relación con la cámara fotográfica?
-Desde siempre me gustó la fotografía, pero no como algo artístico sino como medio mágico de  representar la realidad. Y la parte del laboratorio me fascinaba: ver cómo salían las fotos en el papel era lo máximo. En la casa de mis padres, cuando todos se iban a dormir, me metía en el baño a revelar. Luego, cuando cursaba Bellas Artes, tuve como profesora a Cristina Garcia Rodero (la primera española que trabajó para la Agencia Magnum)y eso influyó en que la fotografía me terminase de enamorar; pero ya como  expresión artística.

-¿Quién fue tu primer cliente?¿Dónde se publicó?
-La primera foto que se publicó y que me llenó de orgullo fue para el magazine de El Mundo. Era una foto de belleza en estudio que mostraba una chica detrás de una valla metálica. Estaba inspirada en Los 400 golpes, de Truffaut, la increíble película testimonial de la segunda posguerra española.

-¿Tiene alguna modelo y algún diseñador “fetiche” con los que prefiere trabajar?
-Me gustan muchos, pero por ejemplo Alexander Mc Queen fue una gran pérdida, tanto por sus  diseños como por su puesta en escena. Era un artista global. (N. de R.: uno de los más grandes y vanguardistas diseñadores británicos que trabajó para Givenchi y Gucci , y que se suicidó en 2010 a los 40 años). Entre las modelos, me haría ilusión fotografiar a Karen Elson (supermodelo, cantante y guitarrista inglesa que hoy tiene 35 años).

-¿Que fotógrafo admira?
-Muchos, y muchos “anónimos”. Me encanta Paolo Ventura.

-Versace dijo que su estilo es muy cinematográfico, ¿cuánto lo influye el cine ?
-El cine es la dirección que intento tomar pero que de momento no puedo. Tengo terminado un guión de un largometraje y dos a medias. Incluso convoqué a actrices como Taryn Manning que se mostró interesada en hacerlo; a Marco Niro, director de arte de Titanic, y otros que me hablaron de colaborar, pero no encuentro un productor que quiera involucrarse en el proyecto. Ahora creo que muchos estadounidenses están invirtiendo en este tipo de proyectos en Nuevo México. Tal vez me vaya para allá. En España es imposible respirar. Siento vergüenza de quienes nos representan.

-A partir de qué características podemos identificar una “foto Recuenco”?
-No tengo ni idea. Muchas veces hago cosas que las siento como muy diferentes y la gente las identifica claramente como mías. Me imagino que aunque quieras hacer cosas en distintos estilos, si las haces con el corazón al final hay algo que las une. Puede ser la pasión que les pongo. Intento ser honesto. Creo que es bueno hacer lo que realmente necesitas por encima de lo que sabes que va a gustar. Muchas veces me han apartado de las fotografías de moda porque he querido introducir conceptos cuando, generalmente, lo único que buscan es estética.

– Fuera del trabajo, en su tiempo libre ¿saca fotos?
-Muy pocas. Con el teléfono celular tomo algunas para acordarme de sitios que visito. A veces llevo conmigo una Canon G10. Tengo series de fotos hechas con ella y que son muy buenas. Tan solo tienes que adecuar tu mirada a lo que sabes que vas a poder reproducir.

-¿Cómo ve el trabajo que realizan los fotógrafos sudamericanos?
-Me imagino que estará bien. Cuando veo fotografías, no miro de dónde son. Además, a nivel moda, hay muy buenos y conocidos fotógrafos sudamericanos. La nacionalidad sólo sirve como punto de partida desde donde empiezas a hacer fotos con la carga de tus vivencias. De continuar con ese punto de vista lo decides tú o tal vez incorporas otras vivencias o lugares donde sientes que perteneces en ese momento.

-Algún consejo para sacar una buena foto con una cámara ordinaria
-Buscar un buen concepto o un buen motivo. Muchas veces lo que pones delante de la cámara es tan bueno que no necesitas que la técnica sea superior. Hoy cualquier cámara ordinaria saca fotos de mayor calidad que muchas grandes fotografías de hace unos años, que tanto apreciamos.

-Alguna recomendación para salir favorecido en una foto
-Hay que ser uno mismo, no sentirse observado. Eso es difícil; por lo menos para mí. Al trabajar con modelos me gusta que puedan transmitir lo que quiero decir. Elegir la que piensas que es mejor; no la mas guapa ni la mas conocida. Y una vez que la elección está hecha para la foto y no para complacernos a nosotros, contarle lo que quieres que transmita. No debes decir cómo debe posar, sino que entienda qué es lo que quieres de ella. Así lo hará de manera natural.

Deja un comentario

  • No hay productos en el carrito.