¿Es el National Geographic Fine Art una estafa para los fotógrafos?

Hace poco recibí un correo electrónico de National Geographic Fine Art Galleries (NGFA) para solicitar la inclusión de una de mis fotos en sus galerías. Era una foto de 2012 del pueblo de Gasadalur, que se publicó en la edición de diciembre de 2012 / enero de 2013 de Nat Geo Traveler. Sin embargo, después de recibir información adicional, cualquier emoción inicial se convirtió en desilusión.

Me sorprendió saber que el fotógrafo solo obtiene el 5% del precio total de venta. Los artistas en galerías comúnmente reciben del 40% al 50% del precio de venta. La mayoría de los estados de EE. UU. donde se venden las impresiones ganarán más que el fotógrafo en impuestos a las ventas.

Así es como el representante de Nat Geo Creative explicó los precios:

NGFA sigue una matriz de precios que está organizada por tamaño y categoría. Hay un precio de lanzamiento previo que se mantiene durante 30 días (un ejemplo de un precio previo a la publicación en 70 cm es de alrededor de US$ 1.800 y 200 cm es de US$ 4.950). Después de 30 días, el precio aumenta (en este ejemplo, los 70 cm aumentan a US$ 2.250 y 200 cm a US$ 5.750). A medida que las imágenes se venden, el precio aumenta según la tasa de ventas. NGFA le paga a la agencia Creative World Geographic una regalía del 10% sobre estas ventas, y luego dividimos ese 50% con el fotógrafo. Entonces, si una impresión se vende por US$ 1.800, la galería paga a National Geographic Creative US$ 180, y luego dividimos la mitad de eso con usted, US$ 90. Esa es la cantidad más baja que obtendría por una impresión.

Si está interesado en el programa de galería de National Geographic y su imagen está seleccionada, tenga en cuenta las siguientes responsabilidades:

  1. Deberá revisar y firmar el contrato estándar que detalla los términos de participación en el programa de la galería;
  2. Necesitaremos que revele cualquier venta de obras de arte de la imagen anterior;
  3. Cuando su imagen se agrega al inventario de la galería, se le solicitará que extraiga la imagen seleccionada de todos los demás lugares de venta de obras de arte e impresión, incluido su propio sitio;
  4. Se le pedirá que proporcione una firma digital, una historia detrás de cada imagen y una breve biografía.

No pensé que negociarían una mejor comisión, pero lo intenté de todos modos. El representante me dijo que “la comisión es la misma para todos los fotógrafos de la galería y no se puede negociar”.

Mi foto de 2012 del pueblo de Gasadalur en las Islas Feroe. Esto fue publicado en Nat Geo Traveler y es la foto por la que me contactaron.

NGFA dice que “prueba” las fotos en su página de Instagram primero, para determinar si cumple con “ciertos criterios”. Según las publicaciones recientes de NGFA en Instagram, parecen dirigirse a los fotógrafos que se han colocado bien en las competiciones fotográficas Nat Geo o que son populares en la comunidad Your Shot. Me pregunto por qué NGFA está buscando fotos de concursos fotográficos y Your Shot. ¿Tal vez es por la baja comisión del 5%?

NGFA hace ediciones de 200 para cada foto, que es un número extremadamente alto de impresiones para una edición.

El fotógrafo suele participar en el proceso de impresión de impresiones de fine art, ya sea que él/ella las imprima o que alguien más las haga. Me dijeron que todo esto se haría por correo electrónico y, de ser necesario, podrían enviarme una sola prueba por correo. Esto parece estar bien si está imprimiendo posters, pero para una obra de arte, el fotógrafo generalmente aprueba y firma todas y cada una de las impresiones.

Una excelente relación con una galería podría justificar una comisión menor, pero no el 5%. Por lo general, hay algún tipo de relación entre fotógrafo / galería y los proyectos futuros, etc. Por lo tanto, pregunté para ver cuál sería la relación galería / fotógrafo. El representante rápidamente dejó en claro que tal relación no existiría.

“Esta solicitud es solo para la imagen de la National Geographic Fine Art Gallery”, me dijo.

Curiosamente, el contrato también indicó que tendría que enviar una firma digital. Le pregunté a un vicepresidente de NGFA sobre esto y me dijo: “firmamos digitalmente todas las piezas finales de producción mediante autopen. No están firmados físicamente, por lo que necesitaremos su firma en la etapa final “.

Le pregunté si la firma de autopen era un problema para el cliente y el viceprecidente respondió: “Somos directos con nuestros clientes sobre el hecho de que sea digital antes de que la venta se complete así están al tanto”.

Si bien eso puede ser cierto, me resulta difícil creer que alguien pague miles de dólares por una foto que ni siquiera firmó el fotógrafo. ¡Una impresión firmada con autopen es un póster, no Fine Art!

Ciertamente podría usar el ingreso extra, pero no podría justificar una comisión tan pequeña y contribuir a la escala salarial cada vez más baja para los fotógrafos. Sin mencionar, ¡el autopen!

Sobre el autor: Ken Bower es diseñador gráfico y fotógrafo. Las opiniones expresadas en este artículo son exclusivas del autor. El trabajo de Bower ha sido publicado por VICE, Business Insider, National Geographic y National Geographic Traveler. Puedes encontrar más trabajos de Bower en su sitio web e Instagram.

Traducción de la nota de Ken Bower pulicada el 10 de julio 2018 en https://fstoppers.com/originals/why-do-photographers-shoot-217274. 

Deja un comentario

  • No hay productos en el carrito.